h1

EL POSDATA: El perro del hortelano.

Miércoles, 21 noviembre, 2007

Si, el perro del hortelano, que ni come ni deja comer. Es una frase muy popular de este país tan prolífero a tirar de dichos y refranes para expresar, en mi opinión, el comportamiento de cierta persona (para mí personaje o personajillo) que no hace algo y al mismo tiempo no deja hacerlo a los otros. En realidad no estoy muy de acuerdo con esta definición, y por tener el “honor” de conocer algún “perro del hortelano”, creo que habría que hacer algún que otro cambio en la citada frase y expresarla como realmente lo percibo yo: persona que no puede o no tiene la oportunidad de hacer, poseer o tener algo ( ya sea objeto, persona, popularidad, etc…) y debido a su envidia, maldad, baja autoestima, hipocresía, y un largo etcétera… no deja hacerlo a otra persona que sí tiene dicha oportunidad, ya sea por el destino, la suerte o la casualidad; o sea por todos los síntomas contrarios al “perro del hortelano”, es decir, por caridad, bondad, autoestima y sinceridad.

El “perro del hortelano” no va de frente, ataca por la espalda y a traición. Va de incógnito y bajo una apariencia angelical, aunque hay veces que por sus actos llega a desprender verdadera maldad. No tiene piedad, y cuando elige a su víctima la asedia hasta ser capaz de hacer perder los nervios a la persona más tranquila y correcta del mundo. La envidia le hace perder toda coherencia y percepción de la realidad, no para, tiene que llegar a su propósito y para ello necesita aliados y se rodea de ellos, porque es cobarde, muy cobarde y su única meta es hacer el vacío a la persona que tiene todo lo que él desea, la cual es el motivo de su envidia y odio irracional.

En fin, cualquiera de nosotros ha dicho alguna que otra vez esta frase de “ni come ni deja comer” en un plan de cachondeo y guasa a algún amigo, familiar o conocido. Es un dicho gracioso y simpático que normalmente va ligado a una situación de broma y en una charla amigable, aunque de vez en cuando hay personas que lleván la frase a una situación límite y es ahí cuando es peligroso y patológico todo ésto.

Y hago hoy aquí esta reflexión porque de un tiempo para acá me voy dando cuenta de que cada vez hay más situaciones en las que “el perro del hortelano” se presenta en su versión más patológica e irreal, y ésto no mola nada cuando en realidad lo tienes más cerca de lo que crees. Así que quiero hacer recapacitar a todo el que lea esta reflexión que esta humilde persona vierte en este humilde blog, de que miremos cada uno de nosotros en nuestro interior y veamos si nos identificamos con “el perro del hortelano”, y si es así y aprovechando que tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, intentemos cambiar, dejarnos de envidias estúpidas, ser mejores personas y llevarnos bien con los demás, en especial con los más cercanos a nosotros………., he dicho.

Spf.

Anuncios

One comment

  1. mmm realmente inetresante pero de que pais eres?



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: